La Comisión Europea presentó el día 14 de enero el Plan de Inversiones del Pacto Verde Europeo que movilizará como mínimo un billón de euros procedentes de fuentes públicas y privadas para conseguir llegar a tener una Unión Europea climáticamente neutra para 2050.

El Plan de Inversiones Europeo se basa en tres dimensiones:
Financiación. Movilización de, al menos, un billón de euros de inversiones sostenibles en la próxima década. La Comisión Europea estimulará la inversión tanto pública como privada. Se apoyarán especialmente las actividades con bajas emisiones de carbono, como las inversiones en energías renovables y la eficiencia energética.

Capacitación. Todo esto lo hará proporcionando las herramientas necesarias a los inversores y facilitando inversiones sostenibles de las autoridades públicas, fomentando el presupuesto y la contratación ecológicos.

Apoyo práctico. La Comisión prestará apoyo en materia de planificación, diseño y ejecución de proyectos a las autoridades públicas y a los promotores de iniciativas sostenibles.
No se trata de que el sector público invierta un billón de euros sino que, a través de fondos europeos e inversiones públicas de los Estados miembros, inicia con una primera cifra para animar a entrar al sector privado, el cual jugará un papel fundamental.

La Comisión Europea comenzará el mecanismo de financiación con 7.500 milones de euros. Cada país podrá identificar una región o sector que necesite del mecanismo y solicitarlo a la Comisión Europea. Por cada euro cedido por la UE, cada estado miembro tiene que aportar otro de sus propios fondos. De esta manera, se estima que se movilicen entre 30.000 y 50.000 millones de euros.

Otra parte importante del dinero, cerca de 45.000 millones de euros, procederá del Plan InvestEU, junto con una línea de crédito del Banco Europeo de Inversiones, que movilizará entre 25.000 y 30.000 millones de euros.

También se pone en marcha el Mecanismo para una Transición Justa (MTJ) que movilizará un mínimo de 100.000 millones de euros de 2021-2027 como apoyo específico a las necesidades de las regiones que se vean más afectadas, que son más dependientes de las energías fósiles.
Apoyará mediante este mecanismo a los trabajadores para que desarrollen habilidades y competencias en el mercado laboral del futuro y a crear nuevas oportunidades económicas y crear puestos de trabajo en estas regiones. Asimismo, apoyará las inversiones en la transición a la energía limpia, por ejemplo, en la eficiencia energética.

Fuente: news.asociacion3e.org